ÑOQUIS AFRODISIACOS

Antes de poneros la receta os voy a aclarar el nombre, bueno, lo de afrodisiacos.

Veréis el otro día un amigo me retó a que hiciese una comida afrodisiaca con lo que tenía por casa, la verdad es que me cogió un poco en cuadro, ni ostras, ni fresas y champan, nada de nada, así que me puse a investigar con lo que tenía en casa.

Tenía vermut, una bebida que cada vez uso más para cocinar en sustitución a vinos dulces, oporto, brandy. Además como ya os expliqué en otra receta, el vermut es una bebida alcohólica totalmente vegana, desde siempre.

Pues bien el vermut en si mismo, no es afrodisiaco pero las principales hierbas con las que se macera si lo son. Además el alcohol es uno de los lubricantes sociales más potentes que existen, así que tenemos un elixir de amor perfecto.

También tenía uvas, qué…, pues también se consideran un alimento con gran poder afrodisiaco, por sus propiedades sobre el sistema cardiovascular.

Además a esta persona le gusta mucho el picante y… “Un estudio afirma que quienes ingieren alimentos con más picor tienen una vida sexual más intensa. Si te gusta la comida picante, entonces tendrías más predisposición a tener una vida sexual más intensa. Parece un juego de palabras con doble sentido, pero un estudio afirma que esto se cumple en la mayoría de los casos.”

Pues ya teníamos ingredientes para la tormenta afrodisiaca perfecta. Vamos allá con la receta.

Ingredientes:

  • 250 g de ñoquis de patata
  • 250 g de acelgas
  • 150 g de jamón en taquitos muy pequeños
  • Un vaso de vermut (200ml)
  • Una cucharada de ají picante + un poco más según gusto
  • 4 dientes de ajo
  • Unas almendras picadas
  • Sal
  • AOVE

Elaboración:

Pelamos unas 20 uvas, sin pepita, las ponemos en un recipiente, cubrimos con el vermut y añadimos una buena cucharada de ají (la cantidad de todos modos dependerá de lo picante que lo queráis, incluso podéis usar ají dulce sino queréis picante).  

Lavamos y limpiamos bien las hojas de acelga, sacamos los tallos y las cortamos en juliana.

Pelamos y picamos los ajos, como prefiráis, en láminas o muy menudos, yo esta vez los piqué muy menudos, quería un bocado que no tuviese mucho trabajo a la hora de masticar, que primase el saborear.

Yo tengo siempre almendra picada, sino con que piquéis 4 o 5 llega.

Lo primero que vamos a hacer es saltear las acelgas en la cazuela baja que vayáis a usar con un poco de aceite y dos de los ajos. Las acelgas crudas abultan mucho, pero una vez que se hacen se quedan en nada, las retiramos y reservamos. En esa misma cazuela echamos los otros dos dientes de ajo y los doramos con los ñoquis, revolvemos para que no se nos peguen, ya que vamos a procurar usar el mínimo aceite posible, cuando estén prácticamente hechos añadimos el jamón, un par de minutos y añadimos las acelgas, mezclamos bien y echamos las uvas con toda la mezcla de vermut y ají.

Probamos de sal y de picante, si es necesario o nos apetece, más bien, añadimos más ají. Cuando esté bien sazonado, mezclamos y dejamos que reduzca el vermut, procurando que no quede seco, aunque las uvas y las acelgas sueltan agua. Espolvoreamos con la almendra picada, le dará un toque crujiente y añadirá otro sabor que marida perfectamente con los otros.

La verdad es que tiene un sabor sorprendente y una comida más o menos aburrida como los ñoquis de patata se convierten en una experiencia culinaria diferente con la que podéis sorprender por muy poco dinero.  

Escuchando a Kings of Leon

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s