TARTA DE CHOCOLATE Y MASCARPONE

Esta tarta la creé para un menú inspirado en Grease que me encargaron, así que originalmente la llamé tarta T- Birds, esta  era la pandilla de Dany Zucco en el instituto Rydell High School y las Pink Ladies es la pandilla de Frenchy, la amiga de Sandy.

Reconozco que le di vueltas y vueltas a la tarta, me apetecía hacer algo realmente especial que quedase grabado en las papilas gustativas de los comensales. La verdad que fue un éxito absoluto y ahora me la piden mucho.

Ingredientes:

                Para el bizcocho:

o             90 gr de mantequilla

o             5 yemas de huevo

o             150 gr de azúcar

o             150 gr de harina

o             1 sobre de levadura en polvo

                Para la capa de chocolate negro:

o             200 g de leche fría

o             400 g de nata para montar

o             200 g de chocolate negro para fundir

o             3 yemas de huevo

o             100 g de queso mascarpone

o             100 g de leche condensada

o             4 hojas de gelatina neutra

o             Bolitas de chocolate blanco, negro y con leche

                Para la capa de chocolate blanco:

o             200 g de leche fría

o             400 g de nata para montar

o             200 g de chocolate blanco para fundir

o             3 yemas de huevo

o             100 g de queso mascarpone

o             100 g de leche condensada

o             4 hojas de gelatina neutra

o             Fresas cortadas en rebanadas

                Para el ganaché:

o             250 g de nata

o             200 g de chocolate negro

Elaboración:

El bizcocho: fundimos la mantequilla sin dejar que tome color. Abizcochamos las yemas con el azúcar hasta que queden blancas y espumosas. Añadimos en forma de lluvia la harina tamizada.  Añadimos la mantequilla fundida, poco a poco. A parte, montamos las  claras de los huevos a punto de nieve firme e incorporamos a la mezcla preparada. Engrasamos un molde de 24 cm de diámetro y cocemos durante 35 min. Desmoldamos y dejamos enfriar. Una vez frío lo dividimos en tres pisos. Si tenéis un cortador de bizcochos genial, si no procurad que sea un cuchillo bien afilado para que os quede lo más recto posible.

Las capas de chocolate: tanto la capa de chocolate blanco como el negro se hacen igual. Lo primero que hacemos es hidratar la gelatina en la leche fría. Montamos las yemas y reservamos.

Troceamos el chocolate y lo ponemos en un bol metálico lo suficientemente grande para que podamos mezclar bien.

mise en place

En un cazo llevamos la nata a ebullición y echamos la leche con la gelatina, cuando esta esté bien disuelta y el conjunto vuelva a hervir, lo vertemos sobre el chocolate y mezclamos bien con una varilla hasta que se mezcle y disuelva, debería fundirse sin dificultad con el calor de los lácteos. Añadimos el queso, la leche condensada y por último las yemas, integramos bien todo el conjunto.

En la mezcla de chocolate negro, echamos las bolitas de chocolate, en la de chocolate blanco las rodajas de fresa.

El ganaché: se hierve la nata líquida y se vierte sobre el chocolate que con el calor se derretirá. Se mezcla bien con una lengua fuera del fuego hasta que se obtiene una crema, se deja atemperar. Se debe hacer poco antes de que se  vaya a usar.

bizcocho con cobertura de ganaché

En un molde de 24 cm de diámetro, alto, se cubre con papel de horno la base, se pone una base de bizcocho y se vierte la mezcla de chocolate negro. Se deja en nevera unas 5 horas hasta que solidifique.

Una vez sólida se pone otra capa de bizcocho y se vierte la mezcla de chocolate blanco, se vuelve a dejar en nevera otras cinco horas.

Mientras la capa de encima se cubre con el ganaché y también se refrigera para que se fije bien la cubierta.

Se coloca la cubierta sobre el conjunto y se decora, en este caso con moras y las fresas y bolitas de chocolate sobrantes, y como no podía ser de otro modo el símbolo de los T- Birds. 

Casi exactamente con los mismos ingredientes, hice otra para un cumpleaños, pero esta vez a la capa de chocolate negro, que la puse primero, le eche en medio de la crema mini galletas oreo, y a la capa blanca unas bolas de chocolate con leche, los bultitos que se observan en la foto.

Esta vez no le puse tapa con cobertura de ganaché, así que os ahorraríais  este paso, coloqué galletas oreo, parte de los bombones de chocolate y unos canutillos para adornar toda la tarta, la queríamos recargada y muy chocolateada, y rallé chocolate blanco y negro por toda la superficie.

Aunque como siempre os digo, la decoración solo tiene de límite vuestra imaginación y si es una tarta que vais a disfrutar entre familia y amigos, no importa que no quede perfecta, lo que importa es que está rica y que hayáis disfrutado haciéndolo.

Escuchando a Echo & The Bunnymen

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s